• Anna-Emilia Hietanen

Aprendizaje fenomenal – un enfoque para enseñanza más holística de Finlandia


¿Cómo mejor preparar a nuestros estudiantes a entender fenómenos complicados y al mismo tiempo aprender lo que el plan de estudios requiere? Esta fue la pregunta a la cual buscamos respuestas con los docentes de Centro Educativo Cedros en el curso “Aprendizaje Basado en Fenómenos” de Ilo Education en este agosto. Hoy les quiero contar un poco más de este enfoque desarrollado en Finlandia.


En un mundo que está viviendo un cambio tecnológico de velocidades vertiginosas y que enfrenta retos ambientales y sociales muy complejos, necesitamos que las personas desarrollen una capacidad de buscar, analizar, interpretar y aplicar conocimientos y resolver problemas de una forma creativa. Para esto, la escuela tradicional no está muy bien preparada.


En Finlandia, el Aprendizaje Basado en Fenómenos (ABF) se ha desarrollado como una respuesta a los retos del mundo actual. No es una metodología, sino más bien un enfoque que busca apoyar al estudiantado en el desarrollo de la capacidad de entender fenómenos complejos desde un punto de vista más sistémico y holístico. El nuevo Currículo Nacional, vigente desde 2016, busca fomentar la habilidad del pensamiento sistémico y el entendimiento de temas complejos a través de lo que se podría llamar “integración”, o en pocas palabras, una mayor colaboración entre diferentes asignaturas. Tradicionalmente, las asignaturas suelen compartimentalizar el mundo en unidades prácticas y manejables y verlo solamente desde las orígenes disciplinarias de cada materia, pero pocas veces una sola disciplina permita entender la complejidad del mundo real. Si nos enfocamos por ejemplo en la crisis ambiental actual solamente desde el punto de vista económico, probablemente perdemos de vista muchas perspectivas sociales y ambientales necesarios para buscar soluciones social y ecológicamente sustentables.


De vez en cuando, los medios internacionales señalan que Finlandia “ya no tiene asignaturas separadas”. Vamos a decirlo de una vez por todas: sí, el sistema educativo finlandés sigue dividiendo temas en diferentes asignaturas. Lo que se busca es tener una visión más multidisciplinaria o hasta interdisciplinaria, para que el estudiantado sí comprenda las bases de las diferentes campos y disciplinas y sus formas de observar y analizar, pero al mismo tiempo pueda tener un entendimiento más completo del mundo y de sí mismo.


El enfoque de Aprendizaje Basado en Fenómenos tiene puntos en común con otros enfoques educativos, como los modelos tipo STEAM, que buscan fomentar proyectos que incluyen perspectivas de ciencias naturales, tecnología, matemáticas y disciplinas artísticas. Se podría decir que el Aprendizaje Basado en Fenómenos toma un paso más allá; incluye también las humanidades y ciencias sociales, muchas veces muy importantes para entender fenómenos complejos actuales o del pasado. Pensemos por ejemplo en el cambio climático. Tradicionalmente, si se trabaja este fenómeno en las escuelas, es sobre todo desde las ciencias naturales. Y sin duda, las ciencias naturales son necesarias para entender al cambio climático. Sin embargo, a través de incluir perspectivas históricas, sociales y de sustentabilidad, podemos mejor entender cómo se ha desarrollado este fenómeno en el tiempo, qué impacto han tenido los seres humanos en el cambio climático, cómo el cambio climático afecta a diferentes grupos y poblaciones y cuáles son las implicaciones éticas de todo esto. Las diferentes disciplinas artísticas, por su parte, pueden ayudar a trabajar las emociones y la eco-ansiedad que pueden surgir con este tipo de temas, como hemos visto en artículos anteriores.


El ABF no solamente permite desarrollar un pensamiento sistémico y más holístico del mundo, sino también hace posible practicar muchas otras habilidades, como pensamiento crítico, creatividad, habilidades de investigación, comunicación y trabajo en equipo, dependiendo de los métodos que se quieran elegir. Permite también practicar mayor autogestión por parte de los estudiantes, ya que este enfoque busca que el estudiantado participa en todo el proceso desde la planeación e implementación hasta la evaluación. Si bien se pueden usar varias metodologías dentro del ABF, generalmente el enfoque está basado en métodos activos, participativos y vivenciales. Conectar los fenómenos con la vida real y con los intereses de las y los estudiantes ayuda generar aprendizajes más significativos.


En Finlandia, este enfoque educativo se aprovecha desde la educación preescolar hasta la educación media superior, ya que se pueden elegir investigar fenómenos más o menos complejos dependiendo del nivel educativo.


¿Te parece interesante el enfoque? ¿Quisieras probarlo en tu escuela o práctica docente?


Si quieres saber más y si te gustaría tener un curso sobre cómo adaptar el ABF en tu escuela, escríbenos a anna.iloeducation@gmail.com. Por el enfoque interdisciplinario, el curso se adecua mejor para grupos de varios docentes de misma escuela o institución educativa.

34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo