• Anna-Emilia Hietanen

Educación híbrida - experiencias de Finlandia



Varias escuelas mexicanas abrieron este 7 de junio sus puertas nuevamente a las clases presenciales. En muchos casos, esto ha significado tener que adaptarse a una enseñanza híbrida, ya que no todas las familias quieren o pueden enviar a sus hijos e hijas a clases presenciales. Y las escuelas que van a terminar el año escolar a distancia, tendrán que probablemente enfrentar esta misma situación en el próximo semestre. En este artículo les vamos a contar algunas experiencias sobre enseñanza híbrida de docentes de Finlandia y al final hacer algunas sugerencias que te pueden ayudar si eres docente y tienes que organizar tus clases de esta forma.


En Finlandia, cuando la pandemia empezó en el año pasado, hubo un periodo breve en que las escuelas básicas e instituciones de educación temprana daban educación a distancia. Pero la mayor parte del año pasado y este año, mantuvieron sus puertas abiertas. Aun así, a veces las y los docentes se veían obligados a trabajar de modo híbrido, cuando por ejemplo había estudiantes que quedaban en casa por cuarentena o por tener familiares en grupos de riesgo.


Preguntamos en un grupo de docentes en Finlandia sobre sus experiencias de la educación híbrida. Como sospechábamos, muchos docentes de la educación básica señalaron lo difícil que fue tratar de ensenar al mismo tiempo a un grupo de niñas y niños presencialmente y a otro de forma virtual.


Incluso la organización sindical de docentes en Finlandia, OAJ, criticó en marzo de 2021 el la forma en que los medios hablan de la educación híbrida: como si fuera una solución fácil para todo. El sindicato plantea que en realidad la educación híbrida es complicada y si una persona trata de enseñar al mismo tiempo grupos presenciales y de distancia, no se puede garantizar la calidad de la enseñanza. Es difícil concentrarse a dirigir y apoyar a dos grupos en diferentes modalidades al mismo tiempo. Además, como señala la organización, en su planeación, las y los docentes piensan en los contenidos y objetivos de aprendizaje, pero también deben tomar en cuanta el entorno de aprendizaje y las herramientas que se pueden usar. La educación a distancia y la educación presencial requieren cada uno sus propios métodos y herramientas para dar resultados óptimos. De acuerdo a OAJ, lo mejor es decidir si la clase se da con los métodos y herramientas adecuados a una u otra forma de educación. Si hay pocos estudiantes que trabajan a distancia, OAJ recomienda solamente grabar la clase presencial y que quienes están a distancia, ven la clase sincrónicamente. Se interactúa con los estudiantes a distancia si es posible. Si por el contrario, la mayoría del grupo está tomando la clase a distancia, OAJ recomienda que toda la clase se hace como si fuera virtual, y quienes están presentes, la tomen desde sus computadoras en la clase. No se debe exigir a las y los docentes preparar a dos clases de dos formas diferentes (OAJ, 2021).


Aunque la educación híbrida no sea lo ideal, sabemos que muchos y muchas docentes en México de todos modos no van a tener otra opción. ¿Qué podemos hacer cómo docentes para que funciona aunque sea más o menos? Entre los docentes finlandeses, algunos organizaron las clases como recomendó la OAJ, por ejemplo poniendo un laptop a la mesa de las alumnas y alumnos que estaban estudiando desde la casa. Otros buscaron darles instrucciones y comentarios al comienzo y al final del día a quienes quedaban en casa, y dejarles tareas y actividades para el día. O si hubo pocos estudiantes presenciales, daban toda la clase a distancia. Lo mejor y menos cansado para todas y todos, sin embargo, era tener dos docentes o un/a docente y una persona auxiliar, para que cada grupo pudiera tener la atención que requería.


¿Qué puedes hacer si en tu grupo una parte del alumnado está en clases presenciales y otra estudia desde casa?

  • Busca apoyo de otros docentes y de la dirección de la escuela. ¿Hay posibilidad de colaborar con otro/a docente? Si tienen grupos de misma asignatura, tal vez pueden hacer co-docencia. En ese caso, una persona puede dar la clase presencial y la otra apoyar a estudiantes que aprenden a distancia. Pueden tomar turnos, o un docente puede enfocarse solamente en los grupos a distancia y la otra en grupos presenciales. Esto puede funcionar incluso si tienen estudiantes de misma asignatura, p.e. matemáticas, pero en diferentes grados. En ese caso, puedes planear con tu colega cómo aprovechar las diferencias de edad. ¿Pueden los estudiantes más grandes enseñar algo a los más jóvenes?

  • Si no hay nadie más que enseña la misma materia en tu escuela, puedes aun cooperar con otro docente. En ese caso, puedes dar tu clase (de forma presencial o a distancia, dependiendo del tamaño de ambos grupos) y la otra persona puede ayudar con cuestiones más técnicas, que no requieren tanto conocimiento de la materia. Y luego, pueden voltear los turnos, para que cada uno pueda dar su clase.

  • Si no puedes apoyarte en colegas o ayudantes, elige la forma de instrucción que apoya a la mayoría del grupo. Si hay una mayoría que estudia desde la casa, tal vez es mejor hacer las clases de forma a distancia y quienes están en la escuela, participen de sus máquinas. (Esto, por supuesto, requiere que el alumnado tenga sus máquinas o que la escuela les preste unas. Pero eso es la responsabilidad de la dirección.)

  • Piensa si hay actividades por ejemplo en pares o grupos en que se pueden trabajar juntos y juntas aunque una persona está en la clase presencial y otra en casa. De esta forma, el alumnado puede tener contacto y participar más activamente en la enseñanza, independientemente de dónde están.

  • Busca usar los espacios de tu escuela de forma innovadora, que puede ayudar tanto a mantener la sana distancia como mejorar las experiencias de aprendizaje. ¿Hay espacios que puedas usar, como el pasillo o en el patio, que te ayudan con estudiantes que están en clases presenciales? Por ejemplo, estar al aire libre puede ser bueno tanto para disminuir el riesgo de contagios como para activar al alumnado y para mejorar la concentración. Si tienes alumnas y alumnas en la educación distancia, ¿podrían ellas y ellos también cambiar el entorno por un momento y participar a la enseñanza desde un celular o hacer al aire libres una tarea que devuelvan después?

  • Planea. La planeación es clave para que esto funcione. Pide que la dirección les de a tus colegas y a ti tiempo para planear y compartir experiencias de lo que funciona o no.

  • Pide ayuda. La dirección de tu escuela debería apoyar a ti y a tus colegas. No duden a expresarle sus preocupaciones, pero también sus ideas para mejorar las condiciones de enseñanza y aprendizaje, como el uso de ambientes de aprendizaje diversos.

  • Descansa. Date tu tiempo para hacer otras cosas que te gusten, no dediques todo tu tiempo a enseñar, planear o revisar tareas y actividades. Puedes enseñar y apoyar a tus estudiantes mejor si no te agotes. Y ¡recuerda! El semestre ya casi termina.


¿Tú tienes experiencias de educación hibrida? ¿Qué es lo que te funciona? ¿Qué ha sido difícil?



Fuentes:


"Alakoulun aarreaitta - ideoita ja oivalluksia opetuksen tueksi." Grupo de Facebook para docentes finlandeses de educación básica.


OAJ (2021). Hybridiopetus on moniongelmaista ja siinä piilee ansa. Recuperado de: https://www.oaj.fi/ajankohtaista/nakemyksemme/2021/hybridiopetus-on-moniongelmaista-ja-siina-piilee-ansa/